16/10/2015
Disturbios entre manifestantes antimineros y la policía
Dirigentes de la oposición, que participaban de la protesta, denuncian represión. Desde el gobierno explican que los manifestantes desobedecieron una orden judicial e ingresaron a una zona prohibida.

Según el gobierno existe una restricción emitida por la justicia de no acercarse ni ingresar al emprendimiento minero Midais en la localidad de Angulos, departamento Famatina. Allí un grupo de manifestantes intentaron romper la barrera policial dispuesta por la justicia. 

 

El director del área de Seguridad de la Policía de la Provincia, Roque Jaime, relató que esta mañana, antes de las 9 horas, una columna de aproximadamente 80 manifestantes se dirigió por el río Blanco hacia el emprendimiento, llegando hasta el lugar de la restricción, a pesar de estar notificados por la justicia.

 

Acto seguido y por la fuerza intentaron sobrepasar la barrera para ingresar al emprendimiento con la intención de exigirle a la gente de la empresa que se retire del lugar.

 

Al respecto Jaime afirmó que tenemos una orden judicial que debemos hacer cumplir, por lo que el personal y con los coordinadores el operativo se intentó hacerlos deponer de su actitud mediante el diálogo, a lo cual hicieron caso omiso e iniciaron un avance violento que fue disuadido con gas lacrimógeno, y algunos disparos intimidatorios con escopetas de aire comprimido con postas de goma, sin agresión hacia las personas, solo disparos al aire. Hasta que finalmente comenzaron a retroceder y volvieron del otro lado del límite que tienen prohibido pasar.

 

Estaban concentrados cerca del santuario del Niño de Hualco. Mientras que el personal policial se encontraba reorganizado y a la espera de las acciones de este grupo.

 

El comisario indicó que los manifestantes buscaron provocar a los funcionarios policiales con una actitud violenta, amenazante, con palabras y acciones descomedidas, generando una situación violenta en todo momento, con acciones y vocabulario violento. Además de una clara intención de no respetar lo que está establecido por la justicia, y a sabiendas de estar notificados de esa situación.