04/11/2015
Incendio consumió la vivienda de una pobre familia de Chepes
Las llamas arrasaron con todo lo que encontraron a su paso y en cuestión de segundos dejaron a la familia sin nada

La mujer que vivía en el lugar con 3 hijos (un bebé de 8 meses, un chico de 10 años y un aspirante a policía de 20 años) perdió prácticamente todas sus pertenencias. Inclusive, su hijo mayor que es aspirante a la fuerza policial vio como las llamas le consumían el uniforme y el calzado.

De acuerdo a lo informado por fuentes policiales al diario digital El Cronista, el foco se desató cerca de la hora 10 del sábado en una vivienda ubicada por calle Tucumán y callejón publico del barrio Nueva Esperanza, en la periferia de la ciudad de Chepes. La dueña de casa fue identificada como Dora Ávila de 40 años.

El incendio fue originado a raíz de un corto circuito en cables que alimentaban la energía para un televisor. En el momento que se desataron las llamas, la casa se encontraba deshabitada por lo que afortunadamente no se registraron ni se lamentaron víctimas ni lesionados.

Las llamas se expandieron por todo el inmueble ocasionando importantes pérdidas materiales. La propietaria de la precaria vivienda contó que el fuego consumió 3 camas, 3 colchones, sabanas, frazadas, un televisor, un equipo de música, un freezer, una cocina a gas, dos roperos, un placard, un chifonier y toda la ropa de la familia, entre ellas todo los uniformes del hijo mayor, aspirante a policía.

“Perdí todo, ahora no se qué hacer, hasta la ropa de mi hijo que usa para ir a la carrera de policía”, comentó la mujer en medio del drama y la desesperación. Agregó que “el único dinero que tengo es lo que había juntado para comprarle otro uniforme que le traen la próxima semana a mi hijo Fernando, pero ahora no sé cómo voy a hacer para continuar en medio de esta situación”.

Los vecinos y un grupo de aspirantes de la policía fueron los primeros en llegar al lugar y lograron extinguir el incendio. Más tarde llegaron los Bomberos Voluntarios, quienes se sumaron a colaborar con los damnificados.

“Yo salí con mi bebé y mi hijo por la mañana a la casa de una vecina y fue cuando cerramos la puerta y se produjo el incendio”, relató la mujer que por fortuna junto a sus hijos no se encontraban en el lugar al momento del incendio.