11/01/2016
Increíble: desvalijan el jardín de infantes del barrio Islas Malvinas
Comisaría Sexta. Estarían identificados los autores y serían detenidos en las próximas horas

 Se trata del Jardín de Infantes Nº 13 Rosa Vera Barros. El o los delincuentes ingresaron destrozando una ventana y luego una puerta para poder robar un equipo de música, ventiladores y hasta cinco binoculares, entre otros elementos.

La rápida reacción de los uniformados de la Policía de la Provincia y la certeza de los malvivientes de que los efectivos estaban sobre sus pasos hizo que estos dejaran en estado de abandono la totalidad de los elementos que habían robado desde el interior del jardín. Se trata del Jardín de Infante Nº 13 Rosa Vera Barros, cuyas dependencias ubicados justo al lado de la Escuela del barrio Islas Malvinas habría sido determinante para que los delincuentes dejaran todos los elemento robados “tapados con yuyos, con la clara intención de pasar luego a retirarlos”. Los directivos del jardín concurrieron a trabajar ayer y se dieron con la desagradable sorpresa de que uno o varios delincuentes ingresaron al establecimiento y, además de provocar daños en las instalaciones de la cocina, se dieron a la fuga con el más que importante y jugoso botín.
Fue ayer y estiman que alrededor de las 3.40, en el edificio del jardín de Infantes Nº 13 Rosa Vera Barros, del barrio Islas Malvinas. A esa hora uno o varios malvivientes provocaron daños en una ventana para poder ingresar y luego destrozaron una puerta para acceder a las oficinas. Una vez ahí procedieron a robar los siguientes elementos: un equipo de música completo marca Sony, dos parlantes de tamaño grande, varios platos, un ventilador, una impresora, un amplificador y cinco binoculares, dos micrófonos, un termo, un grabador, una balanza digital y vajilla.

Desagradable sorpresa
En la mañana, al concurrir a trabajar, los directivos se dieron con la desagradable sorpresa de que los delincuentes habían ingresado y luego robaron la importante cantidad de elementos.
Rápidamente radicaron la denuncia por robo en la sede de la Comisaría Sexta, en el barrio Benjamín Rincón. Desde allí se inició en forma inmediata una investigación que rápidamente dio sus frutos positivos, al encontrar los elementos robados, los que estaban en estado de abandono.
El lugar que eligieron los malvivientes para esconder los elementos robados, está ubicado en la parte de atrás del establecimiento escolar, en una especie de sitio baldío y allí estaban todos los elementos robados, tapados con yuyos y papeles quizás con la idea que de permanezcan allí hasta que ellos pudieron pasar a “retirarlos”.
Una vez constatado que se trataba de los elementos robados en el jardín, los efectivos los secuestraron y los trasladaron a la sede policial de Comisaría Sexta.