11/03/2016
Chamical: roban mercadería por un valor superior a 50 mil pesos
Se trata del comercio Kin Sport, propiedad del señor Elías Alberto Luján Sarmiento, quien denunció que autores desconocidos le robaron importante cantidad de zapatillas y prendas de vestir por un valor de más de 50 pesos.

Un nuevo robo perpetrado en un comercio de la ciudad de Chamical volvió a generar preocupación entre los comerciantes en virtud de la continuidad de este tipo de delitos contra la propiedad. El nuevo capítulo se registró en el conocido comercio Kin Sport, propiedad del señor Elías Alberto Luján Sarmiento. El comerciante damnificado denunció que los delincuentes provocaron daños en un ventiluz del techo del local comercial e ingresaron para poder sustraer una importante de zapatillas de marcas tales como Nike y Adidas, además de prendas de vestir deportivas, camperas y conjuntos deportivos de primera marca, cuyo valor económico de acuerdo a las estimaciones del propietario superaría los 50.000 pesos.

 

El robo

La información fue proporcionada por el jefe de la Brigada de Investigaciones de la Policía, con asiento en Chamical, comisario inspector Carlos Arroyo, quien indicó que Elías Alberto Luján Sarmiento, se presento esa dependencia a radicar una denuncia, en la que manifestó que al concurrir el pasado martes a su local comercial, el cual gira bajo el nombre de Kin Sport y se encuentra ubicado por calle Félix Abdala se dio con una desagradable noticia, que en el interior del local había un gran desorden, por lo que continuo observando y pudo ver que personas desconocidas habían ingresado a su local y de tal lugar procedieron a la sustracción de varios pares de calzados, de zapatillas que van del número 9 al 10 y medio, son calzados de marca original Nike, Adidas así como también prendas deportivas camperas, conjuntos deportivos de primera marca.

 

Por el ventiluz

Los delincuentes habrían ingresado violentando un ventiluz del techo del depósito y por ese lugar sustrajeron todos estos elementos. También comentó que el propietario cerro el local a las 22.00 y dejo todo en orden, por lo que se calcula que el hecho habría sido alrededor de las 3.00 de la madrugada, porque un vecino escucho ruidos aproximadamente a esa hora, pero nadie vio nada.