17/03/2016
Fue condenado por un abuso sexual, lo creían prófugo pero estaba en el servicio penitenciario
Se trata de Ricardo Germán Asís, quien fue condenado por abuso sexual en 2012 pero quedó libre por un pedido de la defensa, al no estar firme la sentencia. Cuando la sentencia quedó firme se libró una orden de captura porque el condenado estaba prófugo, pero cuando se difundió en los medios, se conoció que el hombre estaba en el servicio penitenciario desde enero.
El juez de cámara 3º, Jorge Chamia, difundió a través de los medios una orden de captura a Ricardo Germán Asís, quien fue condenado en el año 2012 por abuso sexual con acceso carnal, por la cámara 3º. En ese momento la defensa pidió la excarcelación, que fue concedida por no estar firme la sentencia. Luego la sentencia quedó firme en el tribunal superior pero no podemos dar con el paradero del chico, dijo Chamia.
 
Por esta razón, se libró hace dos años un pedido de captura, siendo infructuosas las acciones para tratar de detenerlo pero no obteniendo resultados positivos, por lo que este miércoles, el Juez Chamia pidió colaboración a los medios y a la sociedad para dar con el acusado, teniendo en cuenta que es un hecho de características graves, para que se pueda cumplir con lo que indica la ley.
 
Sin embargo, al conocerse a través de los medios el pedido de captura, se pudo confirmar que el hombre buscado estaba detenido en el servicio penitenciario. El subdirector del servicio, Julio Bazán, confirmó que Ricardo Germán Asís está detenido allí desde el 5 de enero de 2016, por la causa de abuso sexual agravado por la concurrencia de dos personas, con oficio judicial de la cámara, que ordena el alojamiento del detenido en el servicio penitenciario.
 
El caso
 
Asís fue acusado junto a otro hombre de apellido Toledo, de abusar de una nena de 13 años, que estaba en la parada del colectivo para ir a un colegio de la zona rural. Uno de ellos, Toledo, era conocido de la chica y la invitaron a subir a la moto para acercarla al colegio. Cuando la chica acepta, se desvían por un camino secundario y Toledo la somete sexualmente mientras que Asís la sostenía para que no escapara. Luego de cometer el aberrante hecho, la dejaron en el colegio, donde fue asistida por sus docentes. 
 
Toledo cumple una condena de 12 años por abuso sexual con acceso carnal, mientras que Asís fue condenado por ser partícipe necesario del hecho.