19/09/2014
Grave denuncia contra personal de Sanatorio
Los familiares de un efectivo policial quieren respuestas.

Personal médico del Sanatorio Rioja quedó envuelto en un supuesto caso de mala praxis luego de que falleciera en el nosocomio el efectivo policial Pablo Rojas quien había concurrido para determinar el causante de fuertes dolores abdominales.
Los familiares denunciaron ayer que en el nosocomio el joven no recibió la atención que correspondía
En la noche del miércoles en el Sanatorio Rioja dejó de existir Pablo Rojas que fue hospitalizado por un fuerte dolor abdominal. Los familiares del occiso se presentaron en la morgue sospechando de una mala praxis. Ayer se realizó la autopsia por orden judicial.
María Molina, madre del joven agente policial dialogó ayer ante el doloroso momento que atraviesa y comentó que la familia cree que la muerte de Rojas fue por “abandono de persona” por parte del personal médico del Sanatorio. 
En sus declaraciones la madre del occiso detalló que cuando ingresó al nosocomio “le dieron un calmante y cuando se le pasó el efecto, volvieron los dolores. Una doctora le dijo que lo iba a evaluar y el médico cirujano que quedó en volver, nunca volvió”. En su relato finalmente añadió que “el cirujano volvió a la tarde, lo vio y dijo que tenía arritmia y que estaba grave, por lo que no se podía hacer más nada”.
El hecho motivó que los familiares expresaran ayer su profundo malestar por la atención recibida en el nosocomio y confirmaron que elevaran un pedido de juicio ante la Justicia.