14/11/2014
Estafan a una mujer argumentando una causa noble y humanitaria
Se trata de Ruth Salas y José Butiler, quienes ahora están presos. Engañaban a la mujer que comenzó enviándoles 5.000 pesos y así varias veces hasta completar 20.000. Siempre surgían problemas de salud y no podían venir a traer las cosas para el comedor

Una mujer de la ciudad de Aimogasta fue engañada con el argumento de una causa noble y humanitaria y de esa forma dos delincuentes le sacaron 20.000 pesos en efectivo. La pareja de malvivientes, que ahora están presos le mentía que una persona que había fallecido en Santiago del Estero había donado varios elementos para un comedor de Aimogasta. Querían viajar pero no tenía como, por lo que comenzaron a pedirle plata a la señora. “Les enviaba dinero, pero siempre surgían problemas de salud u otras causas y no podían viajar”, reveló la afligida mujer y se quejó “ahora tengo una deuda que no puedo pagar”, dijo en alusión a la suma de dinero que le envió a la pareja ahora detenida. Los delincuentes detenidos son Ruth Salas y José Butiler, ambos de Santiago del Estero, quienes habrían estafado a la mujer argumentando que debían trasladar elementos donados para un comedor de Aimogasta, y necesitaban dinero. Estos elementos supuestamente fueron regalados por una persona fallecida en Santiago del Estero.

La denuncia
La pareja de malvivientes, oriundos de Santiago del Estero le dijo a la mujer que viajaban en una camioneta con elementos que había donado una persona que falleció para un comedor de Aimogasta.
La señora Adriana, atendiendo su comercio dijo que las personas se comunicaron para realizar una donación a un comedor de Aimogasta. “Usaron el nombre de Dios para estafarnos, se trata de una pareja de Santiago del Estero”. La pareja con supuestos nombres falsos, está identificados como Ruth Sala y Jose Buteler y están detenidos.
“Según ellos venían con una bendición, traían en una camioneta con cosas de un señor que falleció y que quería donarlas específicamente para un comedor de Aimogasta”, dijo la mujer y agrego que “querían que les ayudáramos con dinero porque venían con esto y así lo hicimos”.
“Decían que tenían que venir a Aimogasta porque lo habían soñado y porque era un lugar muy pobre. Le dimos en total 20.000 pesos, decían que venían pero siempre le surgían problemas de salud y no podían salir. Ahora tengo una deuda que no puedo pagar”, finalizó la mujer estafada.

Precaución
Es evidente que ante este tipo de situaciones no debe aceptarse ningún tipo de donación o alguna solicitud parecida de personas desconocidas. Lo principal que hay que hacer es recurrir a la Policía, comunicándose telefónicamente o en forma personal si es que algún uniformado está en cercanías del domicilio de quien se trate.