12/12/2014
Increíble: dejaron al enfermo en la ambulancia y se fueron de compras
Se trata de una ambulancia afectada al servicio de traslado de pacientes del hospital Eleazar Herrera Motta, de Chilecito. La detectaron mal estacionada, cerrada y con un paciente en su interior. La retuvieron y trasladaron al enfermo al hospital.

Una situación que linda entre lo insólito e irresponsable quedó al descubierto cuando inspectores de la Dirección de Tránsito de la Municipalidad capitalina detectaron una ambulancia mal estacionada en pleno centro. Los encargados del tránsito intentaban despejar de vehículos la zona calificada como “vía rápida” cuando se dieron con la ambulancia y al mirar hacia el interior casi se caen de espaldas: en la camilla estaba un paciente y todo el vehículo estaba cerrado con llave, La tripulación, es decir chofer y acompañantes habían descendido para ir de compras. La ambulancia pertenece al hospital Eleazar Herrera Mota, de Chilecito y quedó secuestrada por la Dirección de Tránsito municipal, en tanto que el paciente fue trasladado al hospital Enrique Vera Barros, en un tremendo operativo que concitó la atención de quienes transitaban por el centro de la ciudad. El paciente fue identificado como Ricardo Flores (80), quien tenía conectado un suero y dijo que tenía mucha sed, por lo que lo asistieron con agua.

Para el libro Guinnes
Fue ayer, a las 9.50, en la esquina de Bazán y Bustos y Lamadrid, en pleno centro de la Capital. A esa hora, inspectores de la Dirección de Transito de la Municipalidad capitalina efectuaban tareas de despeje de vehículos de la zona, calificada como “vía rápida”.
En esa circunstancia detectaron una ambulancia, marca Mercedes Benz, dominio IZI-242, afectada al servicio de traslado de pacientes del hospital Eleazar Herrera Motta, de Chilecito, cuya tripulación no se encontraba en el lugar, pues “se habían ido de compras”, según dijo uno de los trabajadores del municipio capitalino.
En el interior de la ambulancia, un paciente identificado como Ricardo Flores (80), que estaba conectado recibiendo suero, clamaba por un poco de agua, en virtud del tiempo que llevaba abandonado y la temperatura de esa horas que se hizo sentir.

¿Y esto?
Los inspectores de Tránsito, que a esa altura de la situación no sabían si llorar o reírse tomaron la decisión de dar cuenta a la Policía, cuyos efectivos ya se encontraban en el lugar, por lo que se comisionó otra ambulancia, esta vez de la Emergencia 107 del hospital Enrique Vera Barros y se trasladó al paciente al hospital capitalino.
En tanto, los inspectores municipales labraron las infracciones correspondientes a la ambulancia chileciteña por encontrarse estacionada en una “vía rápida” y procedieron a su secuestro y traslado al corralón municipal.
Ahora habrá que esperar qué tipo de medidas adopta la dirección del hospital chileciteño frente a tamaña situación.