09/01/2015
Dos mujeres heridas, una de ellas grave, en accidentes de tránsito
Se trata de Cristina Nieto (34), del barrio Saúl Ubaldini, quien resultó herida al chocar con su moto contra un automóvil en el centro capitalino y Cristina González (49), del barrio Tambor de Tacuarí, quien fue atropellada por una motocicleta.

Una nueva seguidilla de accidentes de tránsito arrojó como saldo un nuevo tendal de heridos y lesionados de todo tipo. Dos mujeres que circulaban en motocicletas resultaron heridas, una de ellas de gravedad, luego de ser protagonistas de dos accidentes registrados en la ciudad. Uno en el centro capitalino y el otro en un barrio periférico. La señora Cristina Nieto (34), del barrio Saúl Ubaldini resultó herida al chocar con un automóvil mientras conducía su motocicleta por la esquina de Rivadavia y mariano Moreno. En tanto, la señora Cristina González 49), del barrio Tambor de Tacuarí resultó gravemente herida al ser chocada por una motocicleta en la que dos jovencitos, al parecer intentaron arrebatarle la cartera. La mujer fue trasladada de urgencia al hospital con un fuerte golpe en la zona craneana y un profundo corte en el cuero cabelludo con abundante pérdida de sangre.

Más accidentes y van ...
La nueva seguidilla de accidentes de tránsito se registró ayer y quizás uno de los que adquirió ribetes espectaculares fue el registrado en una de las esquinas del centro capitalino. Fue a las 8.45, en la esquina de la avenida Rivadavia y mariano Moreno. A esa hora, por Mariano Moreno, de Sur a Norte circulaba una motocicleta marca Mondial, 110cc, color azul y gris, dominio IGJ-159, conducida por la señora Cristina Nieto (34), del barrio Saúl Ubaldini.
Por causas que se tratan de establecer, al llegar a la esquina con Rivadavia chocó o fue chocada por un automóvil marca Toyota, color gris oscuro, dominio JXK-825, conducido por el señor Daniel Dabhar (42), del barrio Panamericano.
Al parecer y de acuerdo a lo que indicó la Policía en el lugar la conductora de la moto habría sufrido alguna descompensación o desmayo, en virtud de que habría perdido el control y ella chocó al automóvil que circulaba por su mano y a velocidad muy baja.
De cualquier modo una ambulancia de la Emergencia 107 se constituyó en el lugar y los profesionales de la salud, luego de brindar las primeras atenciones a la mujer herida, decidieron trasladarla al hospital Enrique Vera Barros, para un a mejor atención de sus lesiones.

¿Arrebato?
Otra de las mujeres heridas, en este caso específico de gravedad fue una señora que estaba parada al costado de la Ex Ruta 38, casi esquina Arauco, en el barrio Hospital cuando dos sujetos que circulaban en una motocicleta la atropellaron y la tiraron al piso o la voltearon en el intento de arrebatarle su cartera. La mujer no recuerda nada y no hubo testigos que le dijeran a la Policía lo que habrían perpetrado los dos jóvenes.

El ¿accidente?
Fue ayer, a las 10.00, en la intersección de la Ex Ruta 38, o avenida Teresa de Calcuta y Arauco, en el barrio Hospital. A esa hora, una mujer identificada como Cristina González (49), domiciliada en la calle Cerro de la Cruz, del barrio Tambor de Tacuarí se encontraba parada al costado de la Ex Ruta 38.
Por causas que se tratan de establecer, dos jóvenes que circulaban en una motocicleta la habrían atropellado, cuando al parecer intentaron robarle la cartera en una tentativa de arrebato.
Lo concreto es que la señora Cristina González fue a dar con su cuerpo en el piso, donde quedó tendida en medio de un charco de sangre, producto de un profundo corte en el cuero cabelludo con abundante pérdida de sangre hasta que una ambulancia de la Emergencia 107 se constituyó en el lugar y pudo recibir las primeras atenciones.
Minutos después, los profesionales de la salud decidieron trasladarla al hospital Enrique Vera Barros para una mejor atención de sus lesiones.
Los accidentes de tránsito continúan siendo una de las principales causas de preocupación de la comunidad, en virtud de que nadie se siente seguro de que a alguna integrante de su familia no se suceda algo y, como dicen las mujeres mayores “las madres tenemos que vivir con el Jesús en la boca”.