09/06/2014
Desbaratan un kiosco de venta de drogas y hay sujetos 13 detenidos
Otro fuerte golpe a los vendedores de drogas de la Capital asestaron las fuerzas de seguridad. Un

Un nuevo y fuerte golpe a los vendedores de drogas de la Capital asestó la Policía de la Provincia al desbaratar un “viejo” kiosco que presuntamente vendía estupefacientes en uno de los barrios capitalinos. El fuerte operativo que incluyó allanamientos en dos viviendas contiguas de una familia identificada con el apellido Palacios arrojó como saldo, hasta el cierre de esta edición la detención de 13 sujetos fuertemente sospechados de ser vendedores de droga. Además los efectivos de la Unidad Operativa Especial secuestraron más de 30 envoltorios de droga, en los que había 100 gramos de marihuana en “bochitas” listas para su comercialización, 50 gramos de cocaína, en estado de máxima pureza y una fuerte suma de dinero. En tanto, la Delegación La Rioja de la Policía Federal Argentina realizó un operativo antidrogas en el que también se secuestró una importante cantidad de droga y dinero en efectivo, (Ver recuadro)
El hecho fue en dos viviendas del barrio Santa Catalina, en el sector Sur de la Capital. Efectivos de los cuerpos de élite de la Policía de la Provincia, tales como Infantería y CAPE, se constituyeron en el lugar y luego de la irrupción, ordenada por el juez federal Daniel Herrera Piedrabuena, aseguraron el lugar.
Recién entonces ingresaron integrantes del Cuerpo de Sumariantes de la UOE, quienes procedieron a la requisa de dos viviendas propiedad de una familia Palacios, quienes al parecer serían “viejos” vendedores de sustancias prohibidas.
Una grupo de personas que se encontraban en las dos viviendas allanadas en forma simultánea fueron requisados y, luego quedaron detenidos a disposición del juez federal Herrera Piedrabuena. En total trece personas fueron detenidas y alojadas en la Alcaidía de la Policía de la Provincia.
Una fuente de las fuerzas que luchan contra las drogas reveló a NUEVA RIOJA que los sujetos apresados en barrio Santa Catalina tenían “todo organizado” y reveló que “a veces ni siquiera los móviles de la Comisaría Séptima podían ingresar a una seguidilla de angostos callejones, porque eran recibidos con una lluvia de piedras. Al parecer, esa acción la perpetraban para poder vender drogas. Pero ahora todos están presos.